El misterio de las casas de colores. Parte 1ª.

En la ciudad como en la naturaleza, todo tiene su color aunque no lo distingamos a primera vista.

Por ejemplo una fachada de ladrillo, es decir de color ladrillo, podríamos decir que tiene un 1% de cyan, un 46 % de magenta, un 68% de amarillo y un 22% de negro o por ejemplo el gris del acero inoxidable lo podríamos descomponer en 7% de cyan, 3% de magenta, 1% de amarillo y 42 % de negro, es decir un tipo de gris. Y así podríamos descomponer todos los colores que vemos en la ciudad.

colores_2

Pero hay un fenómeno, por lo menos en nuestras latitudes, por el cual vemos, diseminados por el territorio, edificios cuyas fachadas están pintadas con combinaciones de colores básicos. Entendiendo por éstos, colores muy saturados, sin prácticamente negro y compuestos enteramente por mezclas de cyan, magenta o amarillo al 0% o al  100%, aproximadamente.

En principio no tiene nada que ver con casos como el conocido barrio de la Boca en Buenos Aires, del cual se dice que sus casas tienen estos colores porque sus habitantes, mayormente pescadores, utilizaban el excedente de la pintura de los barcos para dar color y protección a sus fachadas.

Boca_buenos aires

Ni con Burano, en Venecia, donde se dice que se pintaban las casas de esta manera – existe una estricta ordenanza municipal que obliga a pintarlas aún con mucha frecuencia y siguiendo un estricto patrón de colores- para que sus propietarios pudieran distinguirlas entre la niebla que inundaba la laguna por las mañanas.

burano

O con casos como Islandia o Groenlandia en los que se dice que se pintan las casas con  colores llamados vivos para distinguirlas entre la nieve durante el largo invierno antártico. (Otro tema sería por qué las ventanas sí se pintan de blanco…)

groenlandia-islandia_1

groenlandia-islandia_2

En realidad, nos referimos a ciudades como Barcelona, Madrid, Burgos o Santa Cruz de Tenerife en relación a la vivienda con Protección Oficial.

Por un extraño fenómeno, existe una tendencia natural o no, a que las fachadas de este tipo de vivienda, acaben pintadas con dicha gama de colores.

CARABANCHEL 17vallecas 4

Más allá de entrar a juzgar la belleza o idoneidad de esta elección, nos preguntamos:  ¿Por qué ocurre este fenómeno?

  •  Por un lado podríamos apelar al principio de “propaganda”
Según el cual con el uso de estos colores la Administración Pública del momento, que suele ser el promotor de la construcción de gran parte de la Vivienda con protección Oficial, pretendería dar un mensaje a la población, el cual podría ser: El gobierno actual es bueno porque construye vivienda social. Utilizando esta gama de colores, podría igual que, por ejemplo, la iglesia cristiana durante la edad media, hacer públicos mensajes con la máxima claridad posible.
taull_1
  •   También podríamos apelar al principio de mimetismo cultural (por admiración o no).
Cuantas veces un arquitecto habrá visto por ejemplo, la fachada del edificio de Le Corbusier de la Unité d’Habitation en Marsella o muchas otras de Le Corbusier.  ver aquí  (Aunque a lo largo de su vida usó otras gamas de colores, también).
Un icono de la vivienda colectiva de la postguerra mundial en la cual puso en práctica muchas de sus teorías.
marseillemarseille_2
  •  Otra posibilidad, es el principio de economía.
Usualmente el arquitecto, quiere dar un plus estético al edificio. Teniendo en cuenta que la vivienda de Protección Oficial, se vende con precio protegido ajustado, se construye con precio ajustado, el cual repercute directamente en la elección de los acabados. Ante la dificultad de dar este valor añadido con elementos de carpintería o texturas, etc. Muchas veces se acaba optando por darle “un toque de color”.
BCN BENAVENT
  • O el principio del marketing.

Éste de distingue del de propaganda porque no se trata de promocionar a la administración sino al arquitecto, con el fin de distinguirse de la competencia circundante. Ya que la mayoría de los edificios de la ciudad, no suelen usar este tipo de colores. Lo que se llama comúnmente para hacer la foto y salir en la revista.

618

  • O el principio del ” pescado vendido”.

Las promotoras de vivienda privada, con precio de mercado, normalmente superior o muy superior a la VPO, tiene como política comercial la de l mínimo riesgo, de manera que al final las promociones tienden a una cierto clasicismo y uniformidad de soluciones para minimizar “sorpresas” que puedan disgustar al posible comprador, en cambio en el caso de la Vivienda con Protección Oficial al tener el precio limitado, es decir normalmente bastante más bajo, hace que una posible excentricidad o salida de tono en los colores de fachada, no resulte, usualmente, razón suficiente para no venderse.

Llegándose a veces al extremo de que algo que se hace para dar un supuesto valor añadido al producto, puede llegar a ser percibido por el usuario final como un peaje, mal menor o castigo por el hecho de poder gozar de una vivienda digna a precio asequible. Lo podríamos llamar el “síndrome de la cobaya”.

burgos_cellophane

  • O el principio del “I + D”.

Muy relacionado con el principio de propaganda. Si la administración pública no “innova”, ¿quién lo va a hacer?

2614986413_9f82f453b1

 

De todas formas, un fenómeno éste de las casas de colores digno de estudio con más profundidad, o no.

 

PD: Otros casos de ejemplo…

barajas_caravanchel

Plan de Vivienda Municipal 2014 2

mare deu port

1carabanchel23

20150926_135710

 

  • C/ Rocafort 180 SA/2ª. Barcelona 08029.
  • jm@manich.pro
  • +34 653 92 37 51