De Sostenibilidad, Eficiencia energética y sistemas de confort.

Los arquitectos Isaac López Caballero y Albert Cuchí, sostenían (valga la redundancia) con la publicación del Informe Mies, que antes de analizar la sostenibilidad o no de una edificación o infraestructura, se tenía que preguntar si el uso que se iba a hacer de éste, era merecedor de ser sostenido. En su caso, se centraba en analizar la escuela de Arquitectura del Vallès y analizaba desde la ocupación del edificio y cómo se mantenía el confort, la localización del edificio, los hábitos de sus usuarios, etc.

estadio-vacio

Entonces, una vez asumido que el uso de ese edificio en cuestión es digno de ser sostenido…

¿Qué entendemos por SOSTENIBILIDAD?

Podríamos entenderlo como una manera de pensar TODAS las cosas con el objetivo de encontrar una forma de vivir que permita dejar a las siguientes generaciones el mejor de los mundos posibles…

¿Qué entendemos por EFICIENCIA ENERGÉTICA?

Se trata, en definitiva, de conseguir lo mismo o más, con MENOS recursos.

Los 2 son conceptos RELATIVOS. Cuando se usan estos términos sería preciso, riguroso y diría honesto dar una referencia. Es decir, por ejemplo:

A es más eficiente que B

Y a poder ser, justificar mediante la cuantificación energética en base a la cual se hace la afirmación.

En nuestro sector, como en muchos otros, se utilizan estas dos palabras- Sostenible y Eficiente- como valores absolutos. La cual cosa no significa nada. Es una estrategia comercial pero no aporta información sino ruido que en el mejor de los casos, distrae.

¿Para qué nos sirve hablar de Sostenibilidad y Eficiencia?

El objetivo es hacer ámbitos HABITABLES con el grado de CONFORT estipulado.

Siendo Habitable, el espacio que cumple los mínimos exigidos por el sentido común y Confortable, un espacio que cumple unas condiciones algo más variables. Aunque para definir habitable, se necesita fijar unos estándares de confort.

Para conseguir el grado de Confort requerido se debe debe pagar un “peaje” que es el COSTE Económico/ Energético/ Medioambiental, del edificio a lo largo de toda la vida de éste (desde que se construye hasta que se derruye).

Es decir que para controlar el gasto energético, lo primero que se debe hacer es acotar la demanda definiendo el grado de confort necesario.

Ricard Perich, Director Técnico de Vimusa, sostiene que el mejor  KWh (unidad de energía) es el que no se consume, el malo es el que no se utiliza y se malgasta, pero el peor es el que además crea disconfort. Lo cual sucede más a menudo de lo que podríamos pensar.

El mismo arquitecto, explica siempre la relación entre el coste de construcción y el de la vida útil del edificio, siendo éste último, el GRAN OLVIDADO.

Microsoft PowerPoint - PASSIUS_REGESA_151110 [Modo de compatibil

Y nos recuerda también la importante proporción que ocupa el parque construido, en cuanto a la energía consumida y los objetivos políticos de nuestro entorno (Europeo) en cuanto al tema.

Microsoft PowerPoint - PASSIUS_REGESA_151110 [Modo de compatibil

¿Cómo se consigue el confort requerido por el usuario?

Mediante Sistemas de regulación de confort que controlan: Temperatura, Humedad, Calidad del aire, Luz, Ruido, etc.

Podemos distinguir entre SISTEMAS PASIVOS y ACTIVOS:

  • Los sistemas pasivos de confort son el conjunto de decisiones de proyecto, técnicas, elementos y sistemas constructivos pensados para alcanzar el grado de confort requerido y que cuando se implementan, prácticamente NO requieren un aporte de energía durante la vida útil del edificio.

Microsoft PowerPoint - PASSIUS_REGESA_151110 [Modo de compatibil

  • Los sistemas activos son los que SÍ necesitan un aporte de energía durante el mismo periodo. Entiéndase, cualquier instalación que necesita energía.

La estrategia es obviamente priorizar los sistemas pasivos para minimizar la necesidad de los activos y, en caso de necesitar implementar una instalación, anteponer los criterios de eficiencia en el consumo energético a la hora de escoger un sistema de los que hay disponibles en el mercado y procurar que la fuente de energía sea de fuentes renovables.

 

  • C/ Rocafort 180 SA/2ª. Barcelona 08029.
  • jm@manich.pro
  • +34 653 92 37 51